Buscar
  • Reyna Marquez

Cómo viví la cirugía - por Cristian

Actualizado: may 28


Desde un principio teníamos claro que se trataba de una cirugía mayor. Imaginen que varios cirujanos dijeron que era inoperable, que sería una cirugía paliativa, que no había forma posible de hacerla sin que Rey se quedara en el quirófano.

Cuando vimos al doctor José Manuel Mier, en ciudad de México el día sábado 16 de mayo de 2020, dijo que estos tumores en fase 4 según los libros no se pueden operar, pero que hay excepciones, escuchamos atentamente lo que seguiría, pero estábamos seguros que Reyna si sería esa excepción.

Te puedo operar por tres razones - dijo el doctor - porque tienes 30 años, porque tu salud es buena a pesar de todos los tratamientos recibidos y porque el tumor te va a matar sino lo quitamos.


Una vez realizada la campaña de donaciones pudimos ponerle fecha a la cirugía. El lunes 25 de mayo ingresamos al hospital, se hicieron pre-operatorios y se decidió que Reyna estaba en óptimas condiciones para ingresar a cirugía al día siguiente.


El doctor José Manuel Mier armó un gran equipo de cirujanos de varias especialidades y programó la cirugía para el martes 26 de mayo a las 11am.

La noche previa fue muy difícil, éramos conscientes que había una alta probabilidad de que las cosas no salgan bien, pero siempre tuvimos el consuelo de que si Reyna no se operaba, sus tumores provocarían daños muy graves en poco tiempo. Hablamos de la muerte, bromeamos de lo "equis" que sería morir un 26 de mayo. Dormimos, y en la mañana llegaron los nervios previos.

Acompañé a Rey al quirófano, y nos dijimos unas 100 veces lo mucho que nos amábamos, y que pase lo que pase, este amor será eterno.

A las 12 pm me marco el doctor y me avisó que ya la iban a abrir, y ahí fue cuando el tiempo se detuvo y todo se hizo eterno. Hice un live en Instagram para no sentirme solo, ya que con esto de la contingencia solo la pude acompañar yo a la ciudad de Mexico.


2:30pm suena el teléfono, no les puedo explicar lo que se siente en esos 3 o 4 pasos que caminas hacia él, lo agarras y escuchas el tono de voz de la persona que esta al otro lado. Es que sí, no hace falta que te digan nada, solo con escuchar el tono de la otra persona sabes si serán buenas o malas noticias.

Ya quitamos el primer tumor, Reyna esta estable - dijo Mier muy contento - todo va perfecto, ahora vamos por el otro.

Di un grito al cielo, pero primero me aseguré de colgar bien el teléfono para no asustar al doctor, celebré abrazándome solo, di 50 vueltas a la habitación y me dispuse a avisarle a la familia.

Si bien sabía que todavía faltaba mucho, mi fe estaba mas fuerte que nunca, ahora sí me dije: todo va a estar bien, Reyna es una chingona, todo va a estar bien.

Esta pinche madre que se ve en las manos de Mier, fue nuestro gran enemigo este último año, pero ya está afuera, ya no tiene poder sobre Reyna.


Pasaron otras 3 horas cuando me confirmaron que la cirugía había acabado, que Reyna había despertado, todo estaba bien, y ya no tenía ningún tumor.

Me explicaron el procedimiento, obviamente con los tumores también se tuvo que ir algunas partes mas de su cuerpo, por ejemplo junto con el tumor izquierdo hubo que cortar el pericardio y parte de su pulmón, también quebraron una costilla para poder sacar el tumor. Se utilizaron prótesis y se reconstruyo su tórax. Del otro lado se hizo una nueva incisión para acceder al otro tumor, gracias a Dios ese tumor no infiltro el hígado pero si una porción de su diafragma la cual se tuvo que quitar y reconstruir con injertos. También aquí se tuvo que quitar unas porciones del pulmón. Como ven, era una cirugía inmensa, y por eso mucha gente no se atrevía a hacerla.

Ellos son los héroes a los cuales les agradeceré eternamente porque enfrentaron el desafío. Les presento al equipo quirúrgico, ademas de ser increíbles médicos, son excelentes personas: Dr. José Manuel Mier Odriozola, Dr. Jose Manuel Ruano Aguilar, Dr. Raul Cuevas Bustos, Dra. Karen Moedano, Dr. Ramon, Dra Deborah Varela y Dra. Karla Cortes.

Ademas de los cirujanos, el doctor Gerardo Nieto y su equipo de 4 anestesiólogos, se encargaron de que la cirugía fuera un éxito y que Reyna aguante todo el procedimiento. También destacar a todo el equipo de enfermería que formó parte de la cirugía, y a Lft. Daniela Zamudio que preparo sus pulmones previo a la cirugía.

El éxito del procedimiento se debe a el trabajo con excelencia y profesionalismo de mas de 20 personas. Y por sobre todo a Dios que los acompañó en todo momento.

Una vez finalizado todo solo quería verla, decirle que estaba viva, que por fin habíamos acabado con esta pinche madre, y que nos espera una nueva vida sin cáncer.


Gracias a Dios y a todos los que lo hicieron posible, infinitas gracias.


Cristian


27,171 vistas13 comentarios

Sígueme

  • Blanco Icono de Instagram